martes, 9 de julio de 2019

LOS MENAS O LA ACCIÓN DEL “MINISTERIO DE LA VERDAD”


Ayer hubo manifestación de apoyo a los MENAS en Masnou. Hay fotos. Unos medios hablan de 500 asistentes (lo que incluso para Masnou sería poco), otros de “cerca de 300”, pero las fotos indican que no se trataba de más de 50-60 personas. Si examinamos las fotos con detalle veremos que algo más de la mitad eran de origen magrebí. En cuando a los autóctonos eran, claro está miembros de la CUP. En Europa existe una palabra para definir esta actitud de autóctonos que toman partido, contra viento y marea, incluso contra toda lógica, a favor de la inmigración masiva, especialmente en casos como éste, fáciles, y en donde todo es blanco y en botella. Se les llama “etnocidas”, es decir, asesinos de su propia identidad. Yo creo que el palabro es excesivo y que más les cabría el de pobres diablos que no han meditado sobre el problema.


La manifestación se hacía con una pancarta en la que se podía leer: “Contra el racismo – un solo pueblo – contra el machismo”.

Que es como decir, “en el mercado venden habas, pero yo quiero berenjenas, o mezclar la velocidad con el tocino. Y este es el problema: que los MENAS son machistas, proceden de una cultura machista muy arraigada. No son los únicos “machistas” y no es sólo eso lo que se les reprocha en Masnou. Si la población de Masnou fue porque, además, causaban otros muchos problemas de inseguridad ciudadana que no tenían nada que ver con el machismo y que han olvidado los pocos manifestantes contra el “racismo”.


Para los progresistas de la CUP, el problema es que los MENAS precisan ser “educados” (aunque se nieguen a recibir esa educación en su inmensa mayoría e incluso la hagan imposible) para abandonar esos hábitos “machistas”. Educados y subvencionados hasta los 23 años. Para el resto de manifestantes magrebíes todo el problema consiste en cómo seguir convenciendo al ayuntamiento de Masnou y a la Generalitat de que los trate como un colectivo “vulnerable” que merece ser ultrasubvencionado.


La minúscula manifestación de ayer en Masnou (pueblo en donde todo el mundo se conoce y en donde se sabe perfectamente cuál es el problema, cómo se ha originado y quién lo ha originado) no es algo nuevo. De hecho, el problema en Masnou y en Premiá se remonta a principios de la anterior década. Se trata de un pueblo de trabajadores que, bruscamente, empiezan a ver que la presencia masiva de niños inmigrantes en las escuelas les resta todas las becas de comedor y libros a los autóctonos. Hubo protestas y manifestaciones en la época. Luego, todo eso quedó ocultado con el “proceso soberanista”, hasta que la instalación de un albergue de MENAS ha hecho que aflorara de nuevo. Los Pujol tienen campos de flores en la zona (en donde, ya en los 90 habían contratado a algún ilegal). De los 25.000 habitantes, una quinta parte son inmigrantes. Pero se hacen notar, especialmente porque el ayuntamiento, primero convergente, hasta que en 2003 se iniciaron ocho años de socialismo y luego, a partir de 2011, de independentismo, ve en esos 5.000 habitantes, los “nuevos catalanes” que estarán a favor de la independencia… mientras se les siga subsidiando.

En síntesis: la inmigración la trajo a Masnou CiU, la trató a cuerpo de rey el PSC y el independentismo los ha transformado en ciudadanos privilegiados, por delante de los autóctonos. Y quien no esté de acuerdo, es racista… Así de sencillo. Y así tenemos que los defensores de la independencia y de la “identidad catalana” se han configurado como los que más han contribuido a desfigurar esa identidad. Su error consiste en creer que el Islam se puede “catalanizar”, cuando, en realidad lo que tiende únicamente -es una fe religiosa dogmática- es a “islamizar” el territorio en el que se implanta.

El factor étnico es importante para los islamistas: “lo semejante se reconoce en lo semejante” dije el viejo adagio alquímico, “lo semejante se une a lo semejante”. Y para un islamista, lo semejante es otro islamista, y, no nos engañemos, el islam ha arraigado solamente en España a través de la inmigración procedente de países islámicos, apenas ha habido conversiones de autóctonos que siempre, incluso dentro de las mezquitas, llaman la atención por su excepcionalidad. Esto es lo que hace que, automáticamente, la comunidad islámica de Masnou salga en defensa de los “suyos”: los MENAS. Entienden -con toda la razón- que si se criminaliza a los MENAS y se les reconoce como “problema”, ellos mismos, los islamistas magrebíes, pueden perder sus posiciones privilegiadas. Porque, no olvidemos, que la inmigración magrebí es un grupo social ultrasubvencionado.  Sin más.


El axioma es: “allí donde aparecen los MENAS, inmediatamente, aparece la inseguridad”. La inseguridad no nace de campañas racistas y xenófobas (¿qué partido podría organizarlas? PxC ya no existe, no hay extrema-derecha activa en Cataluña y Vox tiene a su frente en esta región a un guineano…). Así que lo que la CUP, los ayuntamientos, los magrebíes llaman “xenofobia y racismo” no son más que reflejos populares de supervivencia, ante lo que perciben como amenaza. Y lo son. Las noticias están allí para confirmarlo: no solo agresiones sexuales “machistas”, sino robos, asaltos a la propiedad, tirones, insultos, riñas tumultuarias, hurtos, etc, etc, etc. ¿Puede reprocharse que los vecinos perciban a los MENAS como amenaza contra su seguridad?

Además, los MENAS son intocables: los “tutela” la gencat, las CUP los arropa con sus magras huestes y la legislación los convierte en seres privilegiados. No se defienda del ataque de un MENA o tendrá todas las de perder. Si intenta evitar que le roben y les causa un moretón, es usted quien puede acabar entre rejas. Si lo lleva de la oreja a la comisaria, tenga por seguro que será usted el que se quede. No digamos si reacciona ante un insulto con otro o si quiere recuperar un móvil que le acaban de robar. Si ve un MENA levante las manos, es la única garantía de que saldrá indemne de problemas judiciales y policiales. Déjese robar, deje que maltraten a su hija o que saqueen su propiedad. Ellos no se juegan nada: usted se lo juega todo. Lo hemos visto después de que tres vecinos detenidos en la protesta contra la presencia de MENAS en Masnou la semana pasada hayan visto como la gencat se convertía en “acusación particular”. Si es que los “menores” se lo merecen todo.

¿Qué año es este? 1984 de Orwell, en donde la Generalitat de Catalunya se ha configurado como el “Ministerio de la Verdad”, dentro de un simulacro de democracia. “La verdad es la mentira y la mentira es la verdad”. Decía la pancarta enarbolada por los magrebíes de Masnou: “La violencia machista no tiene geografía, vuestro racismo sí. Masnou feminista y antiracista”. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia:
¿HASTA CUÁNDO SE PODRÁ SEGUIR OCULTANDO QUE UN NÚMERO DESPROPORCIONADO DE VIOLACIONES ESTA PROTAGONIZADO POR DETERMINADOS GRUPOS ÉTNICOS NO EUROPEOS?
¿HASTA CUÁNDO LOS MEDIOS VAN A SEGUIR OCULTANDO EL ORIGEN ÉTNICO PROTAGONISTA DE DETERMINADOS DELITOS?
¿HASTA CUÁNDO LOS PERIODISTAS VAN A INFORMAR TORTICERAMENTE PARA EVITAR REACCIONES POPULARES?
¿HASTA CUANDO SE VA A EVITAR TOMAR MEDIDAS PARA CORTAR LA INMIGRACIÓN DESCONTROLADA PROCEDENTE DE PAÍSES CON GRUPOS ÉTNO-CULTURALES CONFLICTIVOS?
¿HASTA CUANDO VA A EXISTIR ESE PACTO TÁCITO MEDIOS-ADMINISTRACIÓN PARA EVITAR RECONOCER QUE LOS MENAS SON UN PROBLEMA?
Y, por favor, que no se hable de la CUP como “etnocidas”; estos xicotets, en cambio, si merecen el calificativo de mayordomos del Magreb y palanganeros de los MENAS. Algo tiene que hacer, ahora que empiezan a sospechar que la República Catalana, efectivamente, no existe.


lunes, 8 de julio de 2019

EL “PROBLEMA ESPAÑOL” EN 2019


Si unas elecciones sirven para clarificar el panorama político, habrá que convenir que las últimas elecciones generales no han servido absolutamente para nada. Todo lo contrario, parece difícil que no se convoquen elecciones anticipadas a la vuelta de unos meses. Desde hace tiempo venimos afirmando que el sistema político español está experimentando una situación de inestabilidad creciente. Es hora de corregir esta afirmación con otra: el pueblo español se está habituando a acampar en esta situación de inestabilidad creciente. Más aún, en las actuales circunstancias el sistema político español no tiene la opción de evolucionar ni hacia adelante (mediante una reforma constitucional profunda), ni hacia atrás (hacia el bipartidismo imperfecto) que ha sido su rasgo característico en los últimos 40 años. ¿Cuáles son los rasgos de la actual situación? Hemos identificado diez:

1) Los éxitos puntuales del “centrismo” nunca van más allá de unos años y ante determinadas circunstancias: luego la sigla centrista se descompone víctima de sus propias contradicciones internas. Tal fue el caso de UCD, luego del CDS y ahora de Ciudadanos. Estamos asistiendo a la descomposición de un partido nacido en Cataluña, creado por La Caixa para contrapesar la locura independentista y que, trasladado a todo el Estado, recogió el voto de protesta moderada contra el bipartidismo. Un partido de ese tipo (“ni derechas, ni izquierdas, sólo centro – progreso – democracia – constitución”) o se convertía en hegemónico y, por tanto, no necesitaba pactar con nadie (como hizo UCD en su ciclo alcista), o bien, debía hacerlo, traicionando el “Ni derechas – ni izquierdas”. Y este último ha sido el caso de Cs. Por otro lado, la exportación realizada por la masonería francesa de Manuel Valls, que llegó con la intención de controlar el partido e imponerle un “giro ultracentrista”, pero esencialmente “antifascista”, ha terminado por descomponer al partido. Valls ha fracasado en su intento de hacerse con la alcaldía de Barcelona y utilizarla como trampolín para ocupar el cargo de Rivera. Pero, ahora mismo, la lucha interior en Cs, empieza a parecer la pelea entre náufragos que se hunden por un miserable salvavidas.

2) El hundimiento de Tsiriza en Grecia no es más que la coronación del hundimiento de la extrema-izquierda europea alternativa. El hundimiento de Podemos en España, dejaba presagiar el de sus homólogos griegos. En las últimas elecciones, el descalabro de Podemos fue antológico. Cabe decir que se lo habían buscado y que todas y cada una de las promesas electorales que había realizado cuatro años antes, todas, sin excepción, habían sido defraudadas: sus cargos públicos cobraban lo mismo que cualquier otro y tenían las mismas prebendas que no importa que otro político del stablishment; algunos de sus cuadros de mando eran simplemente pobres diablos que apenas manejaban cuatro tópicos mal digeridos, algunos porreros irremediables y otros ambiciosillos de pocas luces. Los que creían en la necesidad de una “izquierda alternativa” y en la urgencia de renovación del panorama político español, abandonaron el partido por goteo en los cuatro años que precedieron a las anteriores elecciones. El futuro de Podemos era arrastrar el voto socialista y ganar por la izquierda votos al populismo. En lugar de eso, optaron por lo tópico: ganar votos insistiendo hasta el deliquio en la “ideología de género”… si quedaba algún obrero procedente de la antigua Izquierda Unida, lo habrán perdido en este tránsito. El único misterio que queda en Podemos es saber si el propio partido descabalgará del liderazgo a Pablo Iglesias antes o después de que termine de pagar su chalet de nuevo rico.

3) El independentismo demuestra que se puede controlar al electorado controlando los medios de comunicación de una región, pero que no se pueden alcanzar fantasías centenarias programadas cuando España entraba en la primera revolución industrial y hacerlas electivas cuando estamos embarcados en la cuarta revolución industrial. La era de los nacionalismos pertenece a otro tiempo: no tiene cabida en el siglo XXI. La Unión Europea se lo ha recordado de nuevo, al nacionalismo catalán en estos días, con el vodeville de Puigdemont intentando retirar su acta de diputado. Pero el nacionalismo independentista lleva más de diez años sin entender el mensaje: no es que la legislación española impida la secesión (que la impide) es que esa secesión carece ya de sentido en el siglo XXI, salvo para satisfacer el orgullo pequeño-burgués de algunas mentes pueblerinas que no admiten que su proyecto político se ha quedado atrás en la historia. Y no lo notan porque cada día, al levantarse, leen sólo prensa nacionalista, se alimentan de sus propios informativos y si algún día estos dijeran otra cosa, simplemente, dejarían de verlo. El nacionalismo es la irracionalidad que eleva un concepto de nación modelado por los propios nacionalistas al rango de dogma incuestionable. En Cataluña, históricamente, ERC nació para generar la independencia de Cataluña, a diferencia de JxCat, ex PDCat, ex CDC, que nació solamente para buitrear el 3% del dinero público y eternizar la exacción, “catalanizando el país”. Dado que el Estado no tiene fuerza suficiente como para afirmar tajantemente que los independentismos están fuera de la ley y obligar a reformar en los estatutos de los partidos que lo sugieren, la contradicción entre un momento histórico que hace imposible la aparición de nuevas naciones y del otro lado unos partidos políticos independentistas propietarios de medios de comunicación públicos que difunden mensajes independentistas, hace que una parte del electorado siga votando independentista al margen de la imposibilidad de alcanzar sus objetivos.

4) El Partido Socialista Obrero Español no tiene el valor de afrontar su realidad: ni es socialista, ni es obrero, tiene el concepto de “español” muy atenuado y es una federación antes que un partido unitario. De todas, la coletilla “obrero” es, sin duda, la más grotesca y el hecho de que perviva (como único residuo en Europa de lo que un día fue el socialismo) es significativo de la incapacidad doctrinal del PSOE para interpretar el tiempo nuevo. Porque lo que ha ocurrido en estos últimos 40 años es: 1) renuncia del PSOE al marxismo (antes de que el marxismo se hundiera en sus pretensiones “científicas”), 2) Fracaso de la socialdemocracia europea a la hora de gestionar el capitalismo liberal en sus momentos de crisis, 3) Incorporación a su vacío ideológico de la ideología de la UNESCO y luego, de la ideología GLTBI emanada. ¿Para qué “trabajar” más el aspecto doctrinal y programático, si el voto al PSOE le viene solamente por el desencanto de la izquierda radical y del dontancredismo del pepero del período Rajoy? Esto ha hecho que el PSOE se haya convertido solamente en una federación de vividores sin apenas ideas en la cabeza, provistos de unos cuantos tópicos panfletarios que advierten, eso sí, lo movedizo de los tiempos modernos, lo arriesgado de lanzar nuevas ideas y se contentan con asumir las que están de moda en redes sociales. El PSOE se ha dado cuenta de que no es preciso ser “los mejores”, ni tener las “mejores ideas”, es preciso, simplemente, que los otros lo hagan peor que ellos. Eso garantiza la alternancia en el poder. Los disidentes de la izquierda y de la derecha, los disidentes por el centro, nunca lograrán pasar del estadio de “pequeños”, útiles solamente para estabilizar coaliciones contacto con su apoyo: ayer de nacionalistas catalanes, luego de podemitas, quizás de Ciudadanos, ¡qué importa! Cuando no hay proyecto político global, sino solo voluntad de supervivencia personal, cuando el partido se ha convertido en un teatro de ambiciones privadas (lo cual ocurre también en el PP), se es extremadamente flexible en las coaliciones: cualquier cosa es buena si contribuye a mantenerme en el poder. Lo que tenemos en el centro-izquierda es un partido completamente desnortado, sin contenido doctrinal, extremadamente permeable a las influencias de los “grandes laboratorios ideológicos mundiales” que generan teorías-señuelo para distraer del hecho esencial: la crisis y la inviabilidad del capitalismo globalizado.


5) Lo más sorprendente de la derecha es que, si España no se desintegró a raíz de la crisis económica, financiera y de deuda, del período 2007-2011, fue por la llegada de Rajoy, pero después de Rajoy se produjo un momento de crisis en el PP que le hizo perder las elecciones de 2019 y lo situó al borde de la desaparición. Pero mientras la presidencia del gobierno iba trampeando y resolviendo la cuestión de la deuda, rebajando el rating, día a día, consiguiendo que no se disparase hasta la alarma la deuda pública con la que cerró el gobierno de Zapatero (300.000 millones de euros dilapidados en lo que se llamaron planes E) y otros 600.000 para paliar los destrozos generados por el modelo económico de Aznar y luego por la tardía e inútil reacción de ZP, en el interior, el PP iba siendo víctima de la falta de control: la corrupción endémica dentro de los dos grandes partidos, salía ahora a la superficie. Esto hizo que los logros de Rajoy resolviendo las consecuencias extremas de la crisis económica y de la deuda, pasaran completamente desapercibidas. Para colmo, el problema del independentismo catalán se enquistó y en lugar de actuar rápida y contundentemente mediante un “pacto de Estado” con el PSOE que estableciera como delito la secesión de partes del Estado, optó por aplicar el famoso dontancredismo: “que actúen los tribunales” y los tribunales actuaron tarde. Si el PP se ha medio extinguido en Cataluña, ha sido precisamente por la debilidad de Rajoy ante la cuestión independentista, por su falta de decisión a la hora de resolver el problema y por judicializar la cuestión. La sustitución de Rajoy por Sánchez supuso un batacazo brusco del que el PP no se había recuperado al llegar las elecciones de 2019. Es más, durante ese año, para reforzar su posición, Sánchez había aumentado de nuevo la deuda para aplicar políticas “sociales” con las que aumentar la intención de voto, había regalado la nacionalidad a un millón de inmigrantes y renovado la esperanza del independentismo catalán (un gobierno de izquierdas PSOE-Podemos apoyado por los independentistas posibilitaría el referéndum y la secesión, por mucho que esta última parte nunca esté clara). El PP, vivió con espanto el nacimiento a su derecha de Vox y cómo una parte de su intención de voto se trasladaba a esta nueva sigla. La derecha fue víctima de su propia división. Sólo concluidas las elecciones, se hizo evidente que el voto fragmentado a la derecha había contribuido a la derrota de la derecha. A partir de ahí, empezó la recuperación de un PP que, en tanto que partido conservador, no ha entendido que no queda nada de valor por conservar salvo la aceptación de las decisiones tomadas en los centros de poder neoliberal mundiales.

6) Y llegamos a Vox. Durante seis meses, “la gran esperanza blanca” en la renovación de las instituciones, tenida como la llegada del “populismo” a España. El mes que transcurrió entre las elecciones generales y las europeas supuso el ocaso de estas esperanzas. El “populismo” se caracteriza por la capacidad de un partido de arrastrar la adhesión de las clases populares. En España esto es todavía más importante tras el fracaso de Podemos y el descontento hacia el PSOE. Pero, en lugar de fijarse en ese espacio electoral, Vox se ancló deliberadamente en un espacia de derecha a la derecha del PP. ¿Extrema-derecha? Más bien, derecha nacional clásica: anticomunista, con un programa económico liberal, unitarista, católica y decidida a ser una “derecha auténtica” ya que el PP no sería sino una “falsa derecha”… De hecho, buena parte de sus dirigentes había hecho carrera en el PP y su horizonte político no pasaba de las siglas de este partido. La torpeza de Manuel Valls al ver “populismo” en Vox, ha sido el desencadenante, no tanto de la crisis de Vox -abandonado por el electorado de derechas en el momento en que éste percibió que la división del voto de derechas hacía perjudicado a la derecha- como de la crisis de Cs cuyo poder dependía, en parte, del apoyo de Vox y que las invectivas de Valls y de los que se han situado a su lado, está desmoronando al partido. El gran error de Vox ha sido elegir compañeros en Europa y pensar que si se sentaba con Le Pen y Salvini perdería votos en España… Sin olvidar que las sectas católicas corroen el interior de Vox y controlan algunas organizaciones regionales. Y las sectas, siempre unen fanatismo y estupidez. Para que Vox diera un “giro populista” deberían de cambiar muchas cosas en su interior, demasiadas como para pensar que este tránsito pudiera realizarse con facilidad. De convocarse elecciones a corto plazo, posiblemente Vox volvería a ser un partido extraparlamentario similar al que fue, en su momento, el PADE y con el mismo impulso interior: volver al PP y ser reconocidos como “derecha”. Vox, afortunadamente, hasta ahora ha tenido presente que el papel de un partido de oposición es “hacer oposición”, el problema es, desde dónde hace esa oposición: si desde posiciones liberales o desde posiciones populistas-identitarias. Está en su derecho de elegir cualquiera de las dos opciones: pero una de ellas, le facilitaría el favor de las clases populares y la otra le llevaría a la irrelevancia política ante un PP reconstruido. En la elección de “compañeros de viaje” en Europa, los tres diputados de Vox han evidenciado la opción elegida, derecha conservadora clásica católica y devota, en un país con poco que conservar y cada vez con menos católicos y más divididos. Ahí termina su andadura como alternativa populista. Si en algún momento, algunos pensamos que Vox podía ser el “bien menor”, ahora esa visión queda ya algo lejos y nos inclinamos más bien por considerar que, a estas alturas va camino de ser un “proyecto frustrado”.


7) La situación económica no es, particularmente, buena y resulta imposible evitar que golpee a España este mismo año. El año está caracterizado por la guerra comercial China-EEUU, que cabalga sobre la transformación tecnológica que se prolongará hasta mediados del siglo, cuando la “cuarta revolución industrial” haya transformado la tecnología de arriba a abajo. A lo primero, los especialistas lo llaman, de manera eufemística, “incertidumbres geopolíticas”: en realidad, es mucho más que eso. Lo que se está manifestando no es un fenómeno nuevo, sino que ya estuvo presente en la crisis de 1929: los EEUU quieren mercados libres en todo el mundo… salvo en los EEUU en donde tienen derecho a imponer aranceles a las importaciones. Esto puede hacer que las tasas de crecimiento chino caigan por debajo del 6%, induciendo a aumentar el consumo interior, dando salida a los excedentes que no podrán colocarse en EEUU. Pero, esta política tendrá represalias que no beneficiarán a ninguna de las partes y que ralentizarán el crecimiento de la economía mundial. En Europa, esto se notará todavía más por el Brexit que disminuirá el crecimiento de la UE al 2%. Y, en España, concretamente, empezará a notarse una desaceleración moderada de la economía, con una tasa de crecimiento del 2%. Pero, hay un problema en España: la inestabilidad política que, ahora mismo, no tiene abierto solamente el “frente independentista”, sino los necesarios apoyos que precisa Sánchez para formar gobierno. Sin olvidar que el aumento de la deuda pública ha sido excesivo en el año que ejerció como presidente de gobierno tras Rajoy. La dependencia del ladrillo y del turismo, hace que cualquier crecimiento económico en España y cualquier fórmula que mida el PIB, son ficticias y encubren el hecho real: los medios de comunicación y el gobierno llaman a la euforia y han conseguido estimular el consumo y el gasto familiar… cuando la realidad implicaría empezar a apretarse el cinturón y realizar reformas económicas en profundidad. Lo que induce al pesimismo es que, mientras en España el panorama económico es el mismo que el de hace 30 años, nuestro país está prácticamente ausente de la “cuarta revolución industrial”, no invierte suficiente en investigación, la educación -especialmente en matemáticas y asignaturas de ciencias- está hundida y ninguna de nuestras universidades figura en el ranking de las 100 primeras en el mundo.

8) El problema político se reduce a que se ha reconstruido el bipartidismo, pero con una fisonomía nueva: si antes era “bipartidismo imperfecto” (con la presencia de nacionalistas moderados como factor de corrección cuando PP o PSOE no tenían mayoría absoluta), ahora ese “bipartidismo” es “todavía más imperfecto” (los nacionalistas moderados se han convertido en independentistas, han aparecido opciones intermedias como Cs, derecha a la derecha, Vox, e izquierda a la izquierda, Podemos… Pero ninguna de estas opciones tiene fuerzas suficientes como para alterar los grandes equilibrios, sino solamente para actuar como factores interiores desestabilizantes y esto, en un país que carece de cultura de pacto y cuyos dirigentes políticos nunca afirman con quién van a pactar antes de las elecciones y se limitan a arengas aptas solo para convencidos. El gran drama español de nuestro tiempo es que el sistema político está gastado, la Constitución de 1979 ha perdido fuerza y vigor, pero no existe ningún bloque político con entidad suficiente para imprimir las reformas necesarias. Todo esto en un país en el que se vota cerrilmente, sin meditar ni las consecuencias del voto, ni lo que está en juego y en donde el voto como la nacionalidad es algo que se ha ido devaluando progresivamente. Y no existen posibilidades de remontar esta situación dada las características y estructura de la sociedad española.

9) Una sociedad en desintegración acelerada: en ocasiones ocurre que la economía va bien, aunque el país esté gobernado (caso italiano en donde los gestores económicos han aprendido a marchar de espaldas a las decisiones políticas y a no influir en ellas a cambio de que no les afecten negativamente), pero nunca, absolutamente nunca, se ha dado la circunstancia de que una sociedad prospere cuando sufre un proceso de degradación interior. Y la sociedad española tiene cuatro frentes que garantizan un desmoronamiento interior a corto plazo (de hecho, en buena medida ese desmoronamiento, ya se ha producido)
a. Hundimiento de la educación.- Estamos desde hace veinte años a la cola de Europa en materia educativa y nadie, ni derechas, ni izquierdas, ni partidos alternativos, parecen dispuestos a reconocerlo. La democracia es inviable cuando la población no está educada, culturizada y tiene capacidad crítica y de discernimiento.

b. Hundimiento de los nacimientos.- España es el país europeo con una natalidad más baja y Cataluña la región farolillo rojo de la natalidad mundial. Esto se debe a tres factores: costes altos y nulas ayudas para la formación de nuevas familias, activismo GLBTI e ideologías de género, y, finalmente, hedonismo y alternativas a la paternidad (adopciones en el tercer mundo y mascotas domésticas).

c. Inmigración masiva.- Hoy ya no se trata de saber si en España hay 5.000.000 de inmigrantes como dicen los datos oficiales, o si son 10.000.000 entre “nuevos españoles” (inmigrantes que han recibido la nacionalidad española e hijos de inmigrantes nacidos en España) e inmigrantes que todavía no tienen la nacionalidad. Lo cierto es que este contingente ha alterado absolutamente nuestra sociedad: se han disparado los delitos de carácter sexual, se ha roto la unidad étnica y religiosa del país que, hasta ahora, garantizaba la “unidad”, se han creado guetos, se ha dado entrada unos grupos sociales subvencionados que en toda Europa han sido y son verdaderas aspiraciones de recursos públicos (se ha comprado la paz étnica con subsidios) y, lo más importante de todo: se ha alterado nuestra identidad como pueblo.

d. Banalización de todo tipo de drogas.- Al empeñarse Felipe González en despenalizar el consumo de drogas, lo que hizo fue generar las bases para la oleada de víctimas de la heroína que se produjo en la segunda mitad de los ochenta. Luego vino la disminución de la presión sobre el narcotráfico que, en el fondo, anestesiaba a los grupos sociales hasta entonces más jóvenes y rebeldes. Y, finalmente, hemos entrado en el camino de la legalización de la marihuana y el haschisch, como formas de narcotizar a la juventud. Obviamente, existe toda una industria del entertainment con el mismo objetivo en otros grupos sociales.
La combinación de estos elementos es lo que garantiza cuatro consecuencias ineludibles:
a) La fragmentación de la sociedad española en un mosaico de pequeños grupos sociales, cada uno diferente a los demás, que, en ningún caso, tendrán fuerza suficiente para que de ellos pueden salir propuestas de renovación de la totalidad de la sociedad.

b) La victoria de la sociedad “de los tres tercios”: un tercio que vive de su salario y paga unos impuestos cada vez más abusivos, un segundo tercio que vive a salto de mata compuesto por mileuristas y un tercer tercio completamente subvencionado, sin posibilidades de salir de ese gueto, sin esperanzas y, tampoco, sin necesidades, a la vista de que el “salario social” les permite sobrevivir en el día a día.

c) La imposibilidad de imprimir cambios profundos en la sociedad española. Puede acelerarse su desintegración (PSOE + Podemos + independentistas), o ralentizarse (PP+Cs), pero parece muy difícil que se detenga: no existen fuerzas políticas ni sociales, ni económicas, ni mediáticas con entidad suficiente como para que puede imprimirse un “cambio radical de conciencia” en el país que pueda facilitar un cambio del marco político en las próximas décadas.

d) Las únicas reformas que se aplicarán serán las que impongan por su vitalidad y fuerza, los nuevos grupos sociales que han aparecido: fundamentalmente inmigrantes islámicos y minorías sexuales, lo que retroalimentará la crisis del Estado y generará incluso momentos de gran incertidumbre e inestabilidad en materia de orden público y seguridad: el crecimiento del islam siempre ha repercutido así, allí en donde ha estado presente.
10. Conclusión: una democracia desnaturalizada en la que el voto de un toxicómano vale lo mismo que el de una persona con talento, cultura y experiencia, no es una democracia, es un simulacro. Una nación que ni siquiera tiene fuerza para afirmarse como tal y duda incluso de lo que es, si “nación unitaria”, “federación simétrica o asimétrica”, “nación de nacionalidades”, etc, es una nación en crisis. Una sociedad que carece de valores, objetivos, estructuras y referencias comunes, no es una sociedad es un “puzle” de grupos sociales vecinos pero separados unos de otros. Un sistema político que ya se había quedado avejentado a finales de los años 80 y que la inercia ha permitido sobrevivir, no es un sistema político, es una excusa para taponar cualquier posibilidad de reforma. Y todo este magma, dentro de un proceso de transformación tecnológica mundial que se desarrollará en los próximos 30 años y cuyas consecuencias agravarán todos los problemas hasta aquí enumerados. Pero esto no es lo peor: lo peor es constatar que ninguno de los partidos que operan en el Estado, ni ahora, ni en el futuro, van a estar en condiciones de operar las rectificaciones necesarias, ni tampoco existen condiciones objetivas suficientes como para que pueda nacer una fuerza política que, con la furia de una tempestad, arrase con todo lo que tiene la sociedad y el sistema político español de viejo y caduco.

Todos los elementos que entran en la ecuación, indican que no existe potencial suficientemente intenso como para generar un movimiento de cambio en España. Hasta ahora todos han fracasado y mucho más ahora que la sociedad española está enferma, indefensa y atomizada.

Y me gustaría que alguien me convenciera de lo contrario.

viernes, 5 de julio de 2019


Un axioma es una proposición evidente que no precisa demostración (de hecho, deriva del término griego que indica “lo que parece justo”) a diferencia de un dogma que es una creencia que sus seguidores no están dispuestos a discutir racionalmente y de un teorema que constituye una proposición que precisa demostración. El gran problema de nuestro tiempo es que la “izquierda marciana” (esto es, aquella que ha perdido todo contacto con la realidad al reconocer que la realidad contradice su esquema progresista) ha conservado las pretensiones científicas que tuvo el marxismo y confunde el teorema con el dogma, el axioma con la excentricidad, aprovechando los resquicios de algunas ciencias sociales, para establecer los parámetros de normalidad.

En los últimos días, una encuesta de La Vanguardia daba resultados espectaculares: se preguntaba si el problema de los MENAS se estaba abordando correctamente. El 98,94% de los encuestados afirmaban que NO. Es algo tan evidente que puede ser considerado un axioma para todo aquel que tenga ojos y vea, entendimiento y entienda: allí en donde la gencat instala una colonia de MENAS, ese mismo día, allí mismo, incluso si es dentro de un hotel, comienzan los problemas: los otros inquilinos alojados en el hotel, con los vecinos, con los comercios, en las terrazas de los bares, empiezan las quejas de las chicas por situaciones de acoso y la población deja de salir cuando declina el sol, sin olvidar que aumentan los delitos. Es tan simple como que, si te tiras al mar, te mojas.
Pero una ínfima minoría no lo ve así. Esa minoría a la que se puede señalar con el dedo y acusarles de ser, unos culpables de la situación y otros responsables de que se mantenga, está formada por tres tipos de individuos:
- el sector más bajo, pertenece a ONGs para las que, todo lo que suponga poner un peor, una traba, un límite a un inmigrante, es considerado como muestra de xenofobia y racismo. Para ellos, el axioma es negado en beneficio del dogma inmigracionista: cuantos más mejor.- luego están los concejales de los partidos de izquierda e independentistas, que, han aceptado la instalación de MENAS (y de inmigración masiva) en su localidad, a cambio de las ayudas que ofrece la gencat. Son los que pusieron en los ayuntamientos “Welcome refugies”.- finalmente, la gencat, perdida en sus desvaríos independentistas y a la que no le interesa nada más que sacar pecho cuando se habla de independentismo, vivir instalados en la quimera de que algún gobierno español podrá negociar el referéndum y seguir explotando el sentimentalismo y el victimismo de un sector de la población.Así pues: ONGs, partidos de izquierdas, partidos independentistas y medios de comunicación, jaleados por medios de comunicación “progresistas” son los responsables de que los MENAS estén instalados entre nosotros.
Y luego están los que callan: callan, por ejemplo, las feministas. Ayer en Masnou estaban del lado de los MENAS, cuando estos lanzaban piedras y objetos a los vecinos que habían ido al centro donde están a pan y cuchillo, hartos por la inseguridad, los robos y las agresiones. Eran feministas que decían textualmente: “No utilicéis las agresiones machistas para criminalizar a un colectivo”. Otro de los dogmas de la modernidad: el “machismo”. ¡Como si el machismo fuera el único problema que han generado los MENAS!

Hay que recordar que, allí donde hay MENAS albergados, ¡claro que hay machismo!, y ese machismo se manifiesta en miradas intimidatorias hacia las chicas, pero también en abusos, tocamientos, violaciones. Pero el problema no acaba aquí, es que, además de “machistas” y de realizar abusos propios de esa catalogación, también se les suele ver implicados en otro tipo de delitos: robos al descuido, robos con intimidación, tirones, riñas tumultuarias, invasiones y saqueos de propiedades privadas, tráfico y consumo de drogas y una amplia panoplia de características delictivas que no pueden ser asimiladas al machismo… Y de esto también protestan los vecinos.

¿Qué ocurre? Que ese 1,2% que se sitúa junto a los MENAS, afirma que, si roban es porque “son pobres”. Pobre es el jubilado que vive con 650 euros, no el MENA al que le pagan 600 euros, le dan, casa, comida, internet, teléfono y caprichos gratis ¡hasta los 23 años por decisión soberana del parlamento de Cataluña votada por TODOS los partidos presentes!

Otros dicen que lo que precisan es “educación”: se les da educación… el problema es que un número indeterminado que las estadísticas, significativamente, no registran, no solamente no acepta esa educación, sino que la rechaza y la hace imposible, para sí mismos y para sus compañeros.

Luego están los que sostienen que los adolescentes alejados de los padres están en “situación de grave riesgo” (de hecho, los que están en “grave riesgo” son los que se cruzan con muchos de ellos, como dejan claro los diarios). Y en esto último estamos de acuerdo: el destino de un menor es junto a sus padres y, podemos añadir, en su país: porque la inmensa mayoría de estos MENAS son marroquíes y sus padres viven en Marruecos. Este dato es básico, porque, en el problema está la solución:

¿Para qué sirven los consulados de Marruecos en España? Pues una de las utilidades debería ser que se responsabilizaran de los menores marroquíes que llegan (y otro tanto cabría decir de los consultados nigerianos, gambianos, guineanos, etc.) y que fuera a ellos a los que les competiera: 1) llevarlos de nuevo a su país y 2) llevarlos junto a sus padres. ESTA ES LA ÚNICA SOLUCIÓN AL PROBLEMA: no es un problema “español”, por mucho que sean los españoles los que sufrimos las consecuencias del problema. Es un problema marroquí que debe resolverse en territorio marroquí.

Llevamos desde el invierno arrastrando en Cataluña el problema de los MENAS (en Barcelona el problema de los manteros se viene arrastrando desde hace 25 años y el de los MENAS, como mínimo desde 2003, claro que entonces se les llamaba “niños de la calle”). Es cómo para que algún partido diga algo.

Los axiomas progres no son tales: son simples dogmas de una religión laica (el progresismo), ninguna de cuyas variedades está dispuesta a dialogar, salvo con los que aceptan el dogma. La racionalidad, el sentido común, la observación empírica de la realidad, son algo que repele a la mentalidad progre, en tanto que contradice su dogma intocable.

¿Y Vox? ¿Qué dice Vox-Cataluña? Había esperanzas de que Vox dijera algo al respecto. Y todo lo que hemos visto en su web es la reproducción de una noticia de agencia y un comentario en Twitter de Buxadé, uno de sus tres diputados europeos. Poco. En realidad, nada. Busco en los perfiles sociales de otros dirigentes de Vox en Cataluña: cero, para ellos el problema es como si no existiera. Da la sensación de que Vox no exista en Cataluña: hay que recordar que sólo tiene tres concejales en Salt y que su dirección en Cataluña parece autista: esperan órdenes, instrucciones e indicaciones del “mando”… y el mando parece más preocupado en cualquier otra cosa que en solventar los problemas del “mundo real”. 

El problema que tienen los mandos regionales de Vox es que con solo mirar a Twitter se sabe lo que piensan: y lo que veo es que muchos de ellos, simplemente, no perciben la importancia de algunos problemas centrándose en temas de mucho menor calado: LA INMIGRACIÓN Y LOS MENAS AFECTAN A NUESTRO FUTURO, A NUESTRA ECONOMÍA Y A NUESTRA IDENTIDAD

Si hoy hace un cuarto de siglo que liberaron a Ortega Lara, si ayer hubo chou en Murcia y si anteayer Otegui salió por TVE, los temas sobre los que habla Vox en los últimos diez días, son temas muy secundarios en relación a este otro: INMIGRACIÓN MASIVA – ALTERACION DEL SUSTRATO ETNO-CULTURAL DE NUESTRO PUEBLO – ADMISIÓN DE UN GRUPO SOCIAL SUBVENCIONADO VERDADERA ASPIRADORA DE RECURSUS PÚBLICOS – AUMENTO DE LA INSEGURIDAD CIUDADANA…  

Vox lo tiene grave si quiere sobrevivir tocando temas propios de la derecha del PP. Es más, le va a resultar muy difícil sobrevivir. ¡Qué lejos parecen estar los tiempos en los que PxC alcanzó los 76 concejales con un programa exclusivamente antinmigración! TRATAR PROBLEMAS REALES DE LA POBLACIÓN, NO LUGARES COMUNES PARA LA DERECHA PEPERA.

Si estás presente en las instituciones presenta propuestas e iniciativas, convoca ruedas de prensa, moviliza a tu militancia, protesta, coño, pero si te limitas a colocar un twits entre millones, es que están dilapidando el voto de los que os hemos votado para que nos liberéis de esa plaga. Lo más triste es constatar que Vox en Cataluña no está haciendo nada sobre el tema de los MENAS.

jueves, 27 de junio de 2019

Acaba de aparecer el número 61 de la Revista de Historia del Fascismo DOCTRINARIOS DE LA REVOLUCIÓN ALEMANA



Nota introductiva:
En 1980, cuando surgió la idea de escribir la obra colectiva Thule, la cultura de la otra Europa, eran pocos los libros de consulta que teníamos a nuestro alcance. El fallecido Jorge Mota, entonces presidente de CEDADE, me prestó esta obra de Edmond Vermeil para que pudiera completar la parte relativa a Moeller van den Bruck. Desde entonces he conservado cierta simpatía por esta obra.

Las páginas que siguen constituyen la segunda parte de DOCTRINARIOS DE LA REVOLUCIÓN ALEMANA (que será editado próximamente en EMInves). Hemos prescindido de Spengler, Keyselring y Rathenau, por cuestiones de espacio.

Edmond Vermeil (1878-1964) fue un historiador francés especialista en Alemania, parte de cuyos trabajos se orientaron en establecer la influencia germana en la cultura francesa. Su especialidad fue la Revolución Conservadora alemana.

Políticamente era liberal, con cierto prurito nacionalista: veía en Alemania una amenaza para su país. Esta obra apareció por primera vez en 1938 (en las Éditions Sorlot) cuando aumentaban las tensiones internacionales entre su país y el Tercer Reich. No es raro, por tanto, que consagre buena parte del espacio al estudio de las distintas escuelas de política exterior.

Definía al nacionalsocialismo como “un antiliberalismo radical, animado por un dinamismo ilimitado que utilizaba la movilización total para unificar Alemania y luego Europa”. Durante la guerra, huyó a Londres.

Contenido

Nota introductiva:
               
CAPÍTULO III - MOELLER VAN DEN BRUCK                
      I. LOS ORIGENES          
    II. MIRADAS AL ESTE Y AL OESTE             
   III. EL PRIMERO Y EL SEGUNDO REICH   
    IV. EL TERCER REICH     
CAPITULO IV - EL GRUPO DIE TAT
      I. ROSENSTOCK Y LAS REVOLUCIONES               
     II. LA NUEVA POLITICA INTERIOR         
   III. HACIA UNA NUEVA POLITICA EUROPEA      
CAPÍTULO V - EL NACIONAL-SOCIALISMO             
      I. CONSIDERACIONES PRELIMINARES              
    II. CONTRA LAS INTERNACIONALES.   
   III. LA ALEMANIA DEL PASADO               
    IV. RACISMO Y BIOLOGIA AUTORITARIA           
     V. EL REGIMEN INTERIOR DEL III REICH             
   VI. LA NUEVA POLITICA EXTERIOR        
CAPITULO VI - DOCTRINARIOS DEL NSDAP           
      I. ROBERT LEY             
     II. GOTTFRIED FEDER 
   III. WALTER DARRE       
    VI. JOSEPH GOEBBELS               

Características técnicas

Tamaño: 15 x 21 cm.
Número de páginas: 278.
Ilustrado
Portada en Cuatricomía Peliculada y con solapas
Impresa en papel blanco de 80 grs.
Precio Venta al Público:  20,00 € + 4€ gastos de envío
Precio Distribuidores: + de 10 ejemplares 50% de descuento.
Pedidos Internacionales: consultar gastos de envío
email: eminves@gmail.com


miércoles, 26 de junio de 2019

MENAS: EL PROBLEMA EN 12 PREGUNTAS Y RESPUESTAS FUERA DE LA CORRECCIÓN POLÍTICA


Existen tres tipos de problemas: los que tienen solución, los que no la tienen y los problemas que los gobiernos crean como resultado de la estupidez progre y esa misma estupidez se niega a resolver. El problema de los MENAS pertenece a este último tipo. Resulta difícil negar que allí en donde las autoridades convencen a un ayuntamiento para que admita a una “colonia de MENAS”, se genera, inmediatamente alarma social y pronto aparecen riñas tumultuarias, aumento de robos y aumento de la inseguridad (ocurrió en Canet de Mar a principios de año y ocurre en estos momentos en Calella de la Costa, en donde se han producido incidente que han llegado a los medios).

El hecho de que los poderes públicos y los grandes medios de comunicación sean cómplices en el muro de opacidad que rodea la cuestión de los MENAS es significativo: “aquí no pasa nada”, y si pasa, se trata de “un incidente aislado, amplificado por xenófobos y racistas”. No es así. El deber de solidaridad humana y las leyes de acogida, no eximen de reconocer la gravedad de un problema que no es nuevo: en 2002 ya existía el problema de lo que entonces se llamaba “niños de la calle”, desde entonces no se ha hecho nada más que habilitar más y más presupuesto para un problema del que cada vez estamos más lejos de la solución. Desconocerlo es ser ciego. O vivir en España…


Este es el resumen del problema:

1) ¿QUÉ SON LOS MENAS?
MENA son las iniciales de “Menores Extranjeros No Acompañados”, es decir “menores de 18 años, de origen extranjero, que se encuentran separados de sus padres y que tampoco están bajo el cuidado de ningún otro adulto”.
2) ¿DE DÓNDE VIENEN LOS MENAS?
En España, aquí y ahora, los únicos MENAS son menores magrebíes, es una inmensa mayoría de origen marroquí y argelino, 80%, y solo el 17% subsaharianos. Todos ellos han venido solos a España de manera ilegal. Los subsaharianos proceden en su mayoría de Nigeria o de Guinea Conakry.
3) ¿CUÁNTOS MENAS HAY EN ESPAÑA?
En 2015 la fiscalía del Estado contabilizó 3.660. En 2017 llegaron a 7.000. Y en 2018, se aproximaron a los 14.000. Este año se llegará a 16-17.000. En 2018 solo 1.000 eran chicas, el resto varones.
4) ¿DÓNDE SE LOCALIZAN?
Las mayores acumulaciones están en Ceuta y Melilla, Andalucía y Cataluña.
5) ¿CÓMO ACTÚA LA FISCALÍA ANTE UN MENA?
Lo sitúa bajo la tutela del Estado Español y de los gobiernos autónomos hasta que cumplen mayoría de edad o se localiza a los padres. Los MENAS no van a parar a los CIES donde se alojan inmigrantes ilegales mayores de edad, sino a Centros de Protección situados en hoteles y pensiones de donde pueden entrar y salir con entera libertad.

6) ¿CÓMO REACCIONAN LOS MENORES?
Todos ellos eluden dar datos sobre su origen y sobre sus padres para evitar ser devueltos al país de origen. Un elevadísimo porcentaje miente incluso sobre su edad y hacen necesarias radiografías sobre la mandíbula, la muñeca, análisis de genitales para establecer su edad.
7) ¿CUÁNTO CUESTAN LOS MENAS AL ESTADO ESPAÑOL?
Este es uno de los secretos mejor guardados de la cuestión. Solamente en Ceuta y Melilla en 2017, costaron 6.500.000 de euros. En el 2018 se duplicó, por lo que es muy probable que, en la actualidad, en toda España, estemos cerca de la cifra de entre 100 y 150.000.000 anuales solamente en gastos director de manutención, alojamiento y servicios sociales.
8) ¿QUE PROBLEMAS SE LES REPROCHAN?
- Cuando llegan aquí conocen perfectamente la legislación proteccionista en relación al menor. Saben que, por el simple hecho de llegar, son inexpulsables y que existen redes y ONG, además, que les apoyarán en todo lo que exijan.
- En el mismo momento en el que se instala un “hotel de acogida” (un hotel normal al que el gobierno autónomo ha alquilado algunas habitaciones), aparecen los “problemas” en la población: hurtos, robos con intimidación, robos en casas y chalets, peleas con la población, molestias de todo tipo para los vecinos.
9) ¿CÓMO REACCIONAN LOS AYUNTAMIENTOS ANTE LAS QUEJAS?
Tienden siempre a desoír, inicialmente, las quejas de los vecinos (los ayuntamientos reciben una subvención para cada menor alojado y no están dispuestos a renunciar a ella); luego proclaman que se trata de “exageraciones” o que “no les consta” que haya problemas. Y en el límite tienden a atribuir las quejas a vecinos “poco solidarios” o “xenófobos”.
10) ¿CÓMO REACCIONAN LAS ONGS?
Se quejan de que las pruebas para identificar la edad de los niños son “excesivas” o “incorrectas”. Alegan “falta de recursos” en los Centros de Protección. Apuestan para que los “acojan familias”. Denuncian que hay cada vez mas MENAS que “viven en la calle” (aunque lo hagan por decisión propia”. Afirman que corren riesgo de caer en “redes de prostitución”. Confirman que “hay mucho abandono escolar” y que “no consiguen integrarse”. Suelen decir que están “desprotegidos” y en “situación de vulnerabilidad”. Proclaman que los MENAS están aquí para “huir de la pobreza”. Y, finalmente, sostienen que la expresión “MENAS”, “cosifica a los niños”…
11) ¿QUÉ PUEDE DECIRSE ANTE LAS AFIRMACIONES DE LAS ONGS?
- El mejor lugar de un niño es junto a sus padres (a pesar de que no hay cifras, la inmensa mayoría nunca retorna a sus países de origen por voluntad propia, incluso sus padres prefieren que sus hijos estén en España subsidiados).- En caso de que el niño se niegue a ubicar a sus padres, existen medios suficientes para establecer de qué país procede. En todos los casos, las autoridades españolas deberían entregar a los niños al consulado de ese país más próxima bajo la responsabilidad de que lo retornen.- En España corre más riesgo alguien que repela una agresión de un MENA que el MENA que ha delinquido. El causarr un hematoma en el brazo o un arañazo en la cara de un MENA, convierte al que ha repelido el ataque en culpable de agresión a la infancia o de haber utilizado fuerza innecesaria.
- A los MENAS se les da todo lo que exigen, incluida ropa de marca. Son fácilmente reconocibles por ir cada día con ropa nueva o recién limpia, calzado deportivo de marca. En muchas ocasiones venden esa ropa en mercadillos, sabedores de que recibirán otras prendas al día siguiente. En BCN cuando les han dado ropa que no era de marca se amotinaron.- Es significativo que no existan cifras sobre los resultados del “tutelado” de estos menores, lo que induce a pensar que es, en la inmensa mayoría de los casos, un fracaso: no se integran porque no quieren.- La existencia de “pobreza en África” no es un argumento: el continente tiene 1.216 millones de habitantes de los que, probablemente, el 80% estén próximos o bajo el umbral de la pobreza, es decir, en torno a 1.000 millones… que, obviamente, Europa (500 millones) no puede acoger ni absorber. Además, en todos los casos se trata de Estados que han querido ser independientes y, por tanto, son responsables de su destino y del de sus ciudadanos.- Todas las alegaciones de UNICEF y de las ONGs (al mover entre 100 y 150.000.000 anuales, el problema se ha convertido en un “negocio”) sugieren que hace falta más “presupuesto” para resolver el problema, pero todo induce a pensar que cuanto más se elevan los presupuestos, más se complica el problema. Aumentar el presupuesto convierte el problema en negocio, pero no lo resuelve.- El problema, en el fondo, es excepcionalmente simple: los MENA deben estar junto a sus padres o, al menos tutelados por el país de origen. Hacer que la tutela recaiga sobre el país que ellos elijan implica redoblar el “efecto llamada”.
12) ¿CÓMO EVOLUCIONAN LOS MENAS TRAS DEJAR DE SERLO?
Este el santo de los santos del misterio de la inmigración: no solamente no hay cifras al respecto, sino que ni siquiera la fiscalía general del Estado los aporta y, hasta ahora, ni un solo diputado de ningún grupo parlamentario, ha instado al Ministerio de Justicia o al de Interior para que dé datos al respecto. De todas formas, la percepción que se tiene es:- Los MENAS en Cataluña, por ley aprobada por todos los grupos parlamentarios, reciben una paga no contributiva hasta los 23 años que es superior a las pagas de muchos jubilados.- Frecuentemente aparecen en los medios la noticia de delitos de todo tipo (con especial incidencia en abusos sexuales, robos con intimidación y tráfico de drogas) en los que los protagonistas son antiguos MENAS- La opacidad absoluta sobre los resultados del tratamiento y educación de los MENAS o sobre su reinserción, es significativo de un fracaso que ayuntamientos, ONGs, Estado y autonomías quieren ocultar.
FINAL: ¿POR QUÉ ESCRIBO ESTO?
Tengo familia y amigos en zonas cuyos ayuntamientos han acogido a MENAS. Así que la información que me llega no está cribada por los medios, por los ayuntamientos o por las ONGS: es directa. Sé que los jóvenes de esas zonas ya no salen por las noches, que evitan frecuentar determinadas zonas de la población, sé que se ha generado “alarma social” por razones completamente objetivas y tengo miedo de que a algunos de mis familiares o amigos les toque en la ruleta de las agresiones. No quiero que eso ocurre y me sorprende que no exista NINGÚN PARTIDO, N I N G U N O, que se haga eco de lo que es una exigencia social en esas poblaciones. Especialmente porque los riesgos generados por los MENAS son secretos a voces.



domingo, 16 de junio de 2019

PEQUEÑA GUIA PARA ENTENDER LAS CUATRO TENDENCIAS DE LA POSTMODERNIDAD: TRANS-HUMANISMO, NEW AGE, UNESCO, NEOLIBERALISMO.


Las concepciones de la New Age, la filosofía de la UNESCO, el Neoliberalismo y el Trans-humanismo, son cuatro visiones diferentes sobre el destino de la modernidad. Estos nombres encarnan cuatro tendencias, cada una de ellas, aparecida en distintos momentos del último siglo, que auguran futuros relativamente diferentes entre sí, pero, en cualquier caso, en ruptura con la tradición y con todo lo que hemos visto hasta ahora. Vale la pena decirlo desde ahora: se trata en los cuatro casos de visiones extremas de una misma actitud ante la vida: el “progresismo”.

Vamos a resumir los tenidos, las tendencias y la realidad de cada una de estas corrientes:

1) NEW AGE

La teoría

Llevamos hablando de “nueva era” desde hace cuarenta años. El movimiento surgió en EEUU a partir de la descomposición de la “contracultura” de los sesenta y buena parte de sus impulsores procedían de este ambiente político. La obra que facilitó la cristalización del movimiento fue La conspiración de Acuario de Marilyn Fergusson. La idea básica es de procedencia ocultista: la humanidad está entrando en un nuevo período astrológico en el que la era de Piscis (correspondiente a los últimos 2.000 años de civilización) está siendo sustituida por la de Acuario (el signo astrológico posterior), lo que entraña un “cambio de paradigma” (es decir del núcleo duro de principios que rigen un momento histórico y que se manifiestan en todas sus actividades. Si hasta ahora ha estado presente el “paradigma mecanicista” que tuvo su origen en Newton y que ve todo, desde el Universo hasta el cuerpo humano como mecanismos compuestos por piezas que deben ser analizadas de manera aislada, el “nuevo paradigma” o “paradigma holístico” considera el mundo y al ser humano como “totalidad indivisible”.

La práctica

La ideología de la “new age” ha cristalizado en un “movimiento” (es decir, en un grupo de tendencias, organizaciones y familias ideológicas) con tendencia a revalorizar las doctrinas orientales, previamente “occidentalizadas” o adulteradas, con mejor o peor fortuna, especialmente por personalidades de la Sociedad Teosófica o inspirados en ella y que ya estaban presentes en algunas corrientes de la “contracultura” anterior. En general y, con el paso del tiempo, el movimiento ha terminado siendo un conjunto de técnicas terapéuticas y “espirituales” promovidas por distintos “institutos” y/o “gurús”, todos ellos autoconsiderados como “alternativos”. Existe toda una oferta variadísima de cursos, terapias, escuelas de meditación e, incluso, sectas destructivas que aluden, desde distintos puntos de partida a las mismas temáticas: autorrealización, vida feliz, superación de las enfermedades, escuelas de vida, interrelaciones del individuo con el Todo, vida natural, formas de vida alternativas y comunitarias, lo que podríamos llamar una “espiritualidad materializada”, etc.

Las tendencias
- Difusores de terapias, unas de carácter psicológico (psicología transpersonal y distintos derivados de las doctrinas de Carl Gustav Jung), otras procedentes de oriente (reiki, siatsu, etc.), algunas improvisadas (risoterapia o terapia de la risa).
- Sectas destructivas, todas ellas formadas en torno a un “gurú” y presentadas como “nuevos movimientos religiosos”. Aquí incluimos a los grupos de “chaneling” o “canalizaciones” que no son más que el viejo concepto teosófico de “escritura automática” readaptado.
- Grupos ufológicos, que consideran que los “extraterrestres” son los anunciadores de la “nueva era”. Unos opinan que vienen de planetas remotos y otros que son “seres transdimensionales” que proceden de otras dimensiones de nuestro propio universo.
- Movimientos neo-espiritualistas: derivados del viejo ocultismo decimonónico o bien que siguen en las mismas posiciones, muchos de ellos son formas occidentalizadas de budismo o de disidencias del hinduismo tradicional. Aquí puede incluirse el redescubrimiento del neo-chamanismo en Castaneda.
- Tendencia “ecologista” centrada en torno a los partidarios de la “teoría Gaia” (la tierra considerada como “ser vivo” que se protege de quienes la amenazan), que llega incluso a la creación de grupos de convivencia (la “comunidad de Findhorn”)
- Corrientes científicas: que aluden a que las ciencias de vanguardia, especialmente la física más avanzada, tiene concomitancias con las doctrinas espiritualistas y lejos de negarlas, las confirma (ideas de “resonancia mórfica” o de “espiritualidad quántica”).
Influencia

El momento álgido del movimiento coincidió con los años 90, a medida que nos aproximábamos al cambio de milenio. Sin embargo, los abusos, las tomaduras de pelo, la ineficacia de la mayor parte de las terapias (que no dejaban de ser placebos) y los cambios que se produjeron a partir de 1989 y la crisis económica de 2007, hicieron que el movimiento entrara en recesión, las ventas de libros de esta temática cayeran en picado y se disolvieran buena parte de las “escuelas” y asociaciones que vendían cursos de este tipo. Muchos de sus integrantes, migraron hacia el trans-humanismo.


2) IDEOLOGÍA UNESCO

Teoría

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por sus siglas inglesas UNESCO, tiene como finalidad “contribuir a la paz y a la seguridad en el mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones”. Pero estos principios son lo suficientemente ambiguos como para que sus intérpretes se creyeran en la obligación de universalizar sus propias concepciones. En 1945, la fundación de la Organización de las Naciones Unidas, de la que la UNESCO es una emanación, supuso la cristalización de las aspiraciones universalistas nacidas en el siglo XIX en distintos sectores de la masonería y del ocultismo: la idea que está en la base de las concepciones de la UNESCO es que la diversidad cultural, étnica y educativa, debe regirse por el principio de la “igualdad” y que lo importante es lograr una “unidad humana universal” en torno a los mismos valores de tolerancia, respeto y multiculturalidad. Así pues, el objetivo final de la UNESCO es favorecer una “gobierno universal”, unificar a la población terrestre en “una sola raza”, “una religión mundial” e igualar sobre todo el “primer mundo” con el “tercero”. El sufraguismo del siglo XIX, se amplia y concreta en las llamadas “ideologías de género”.

Práctica

Contrariamente a lo que se tiene tendencia a pensar la UNESCO no es una organización internacional formada por los 195 Estados miembros que la componen, sino una estructura burocrático-administrativa independiente de estos Estados, provista de una ideología propia que utiliza los recursos de que disponen (procedentes en parte de las cuotas que deben abonar los Estados miembros, pero también de las aportaciones entregadas por grandes consorcios financieros para desgravar impuestos) para difundirla. La UNESCO, a su vez, apoya a distintas ONGs y, sobre todo, financia y favorece determinadas producciones culturales que profundizan en la línea de su visión ideológica del mundo. El primer Director General de la UNESCO fue Aldous Huxley (cuyo nombre suele relacionarse con la New Age y con el Trans-humanismo) y su primer Secretario General, Robert Muller que estuvo al frente de la entidad durante 40 años y que militaba en el grupo neo-teosófico Buena Voluntad Mundial, fundado por Alice Ann Bailey (AAB). Las tres líneas de trabajo en la actualidad son: difusión de ideologías de género, promoción de la multiculturalidad y defensa de las migraciones de sur a norte y de Este a Oeste.

Tendencias
- Tendencia de “sostenibilidad mundial”: Las distintas “conferencias mundiales” para tratar los problemas del planeta han conducido a la visión de que el crecimiento energético debe ser “sostenible” (olvidando que no hay posibilidades de crecimiento, por sostenible que sea, en un planeta de recursos limitados).
- Tendencia humanista-universalista: Es su tendencia mística, derivada de la influencia que siempre han tenido los partidarios de AAB dentro de la institución, son los más interesados en “unificar el mundo”, las religiones, las razas, las lenguas y las culturas. Su templo está instalado en el edificio de Manhattan de la ONU: La Sala de la Meditación.
- Tendencia humanista-neoliberal: Las únicas instituciones que la UNESCO nunca ha criticado son el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así mismo, parte de los ingresos que percibe (y que luego redistribuye en parte entre las ONGs) procede de grandes corporaciones financieras, lo que genera una sorprenden identidad de criterios entre estas componentes: para la UNESCO, la “globalización” es un paso adelante en la “unificación del mundo”.
- Tendencia tercermundista: A medida que se fueron incorporando antiguas colonias a este organismo, él mismo resultó desequilibrado: lo que hace, las propuestas, recomendaciones y medidas favorezcan cambios en Europa, pero eviten críticas y alteraciones de las sociedades del tercer mundo. El principal instrumento de esta corriente es la multiculturalidad y el favorecimiento de las corrientes migratorias y luchar por la “igualdad cultural”.
Influencia

El hecho de presentarse como una organización que vela por la cultura, la educación y la civilización hace que la UNESCO goce todavía de extraordinario prestigio internacional. Sin embargo, el hecho de que grandes Estados (EEUU con Trump e Israel) se hayan retirado y que otros (Canadá y Alemania) hayan rebajado sus cuotas, han obligado a que el presupuesto de la UNESCO se redujera un 22%. Sin embargo, a partir del nombramiento de la exministra de cultura francesa (con Manuel Valls), Audrey Azoulay (de origen judío-marroquí), se han acelerado y convertido en omnipresentes las directivas “de género”, terreno en el que está centrada la organización, dando la sensación de haberse replegado en cuestiones de ecología y defensa del medio ambiente.


3) NEO-LIBERALISMO

Teoría

Es una teoría económica con repercusiones en el ámbito social. Recupera el viejo liberalismo de los orígenes y afirma que las crisis cíclicas del capitalismo se deben a que los Estados intervienen en política. La fórmula para evitar estas crisis y los choques entre naciones consiste en dejar libre curso a las fuerzas del mercado para que éste se ordene según las leyes de la oferta y de la demanda. Y esto a nivel mundial. El Estado, por tanto, debe de ser lo más débil posible, existir solamente para garantizar ciertas infraestructuras, nada más, por tanto, debía renunciar a la existencia de sector público y, allí donde exista, debe ser privatizado. La política, por tanto, debe estar sometida a la economía y esto a nivel global. La teoría nació de la “escuela austríaca de economía”, en especial de Ludwig von Mises y de su discípulo Friedrich Hayeck, para los que, cualquier cosa que no era “liberalismo”, pasaba a ser, automáticamente, “socialismo” y, por tanto, una amenaza a la “libertad del mercado”.

Práctica

En los años desde la postguerra hasta principios de los años 70, la economía mundial estaba bajo la influencia de John Maynard Keynes y de su escuela. Los criterios ultraliberales defendidos por Hayeck, eran considerados una locura. Sin embargo, la crisis económica de 1973, y la llegada al poder de los conservadores ingleses a finales de la década, supusieron un avance para esta escuela, por mucho que sus principios se habían puesto en práctica en Chile durante el período de Pinochet, hundiendo por completo la producción nacional y generando una crisis económica que comprometió la misma existencia del régimen. Pero la llegada al poder de Ronald Reagan en EEUU y de su equipo, armado con la misma doctrina económica, supuso un cambio de tendencia total en los criterios económicos del a postguerra. Tras la victoria sobre la URSS en la Guerra Fría, las doctrinas neoliberales se universalizaron: capitalismo y democracia parecían haber triunfado a nivel mundial y, por tanto, pudo anunciarse “el fin de la historia”. Los efectos inmediatos de esta doctrina han sido la desregularización económica internacional, la deslocalización empresarial, el aumento de los flujos migratorios, la decantación social entre una pequeña cúpula que domina la economía especulativa y una gran masa alejada de los centros de poder, junto a una compresión de las clases medias. Recientemente, el gobierno de Trump está intentando introducir medidas para reactivas la economía nacional extremadamente sensible a la penetración china. La práctica del neoliberalismo ha demostrado la imposibilidad de estabilizar la globalización.

Tendencias
- Neoliberalismo fundamentalista: en general, agrupa a los círculos formados en torno a la economía especulativa. El propio Hayeck podía encuadrarse en esta corriente. El capital inversor debe migrar continuamente allí a donde existan posibilidades de obtener más beneficios a despecho de cualquier otra consideración.
- Neoliberalismo moderado: suele formar en torno a círculos formados a partir de lo que se llamó “dinero viejo” en los primeros tiempos del reaganismo y que, en la actualidad, apoyan a Donald Trump en EEUU. Globalización sí, pero limitada y siempre con unos EEUU que se reserven el derecho a estar presentes en otras economías, pero pongan barreras a penetrar en la suya.
- Libertarianismo: a no confundir con anarquismo. Es partidario de la existencia del Estado, pero insiste en que se reduzca a la mínima expresión: están a favor de las reformas políticas, siempre y cuando vayan en detrimento del Estado. Sus rostros más conocidos son Ron Paul y otros congresistas de los EEUU. En España actúan a través del Instituto Juan de Mariana.- Objetivismo: teoría filosófico-económico-existencial sostenida por “Ayn Rand”, judía laicizada de origen ruso establecida en EEUU y autora de distintas novelas de éxito en las que insistía en promover tres líneas de acción: 1) Ateísmo, 2) Liberalismo, 3) Egoísmo. Sus partidarios están organizados en una especie de logia con cierta influencia en los medios económicos. Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal entre 1987 y 2006 pertenecía a estos círculos.
Influencia

Este es el criterio que hoy domina el mundo. Su período áureo empezó con la caída de la URSS. Pero su éxito no se debió tanto a sus posiciones o resultados, sino a la política de Reagan en materia de “guerra de las galaxias” y a lo insoportable del gasto militar soviético. En el período 1989-2007, se produjeron dos grandes crisis económicas que indicaron que el mundo era demasiado grande, diverso y desigual como para poder aplicarse un neoliberalismo globalizador. La llegada de Trump al poder y la guerra comercial iniciada con China, indican la inviabilidad a medio plazo de esta concepción que, sin embargo, está apoyada todavía por la mayor parte de clases políticas occidentales que intentan evitar un choque frontal contra el poder del capital especulativo y han renunciado a cualquier forma de reformas sociales, optando por promover técnicas de “entertaintment” y demás formas de narcosis social, por una parte, y por otra, han introducido falsos señuelos para movilizar a sectores inquietos de la población (ideologías de género, aplicando en Occidente temáticas creadas en el laboratorio ideológico de la UNESCO.


4) TRANS-HUMANISMO

Teoría

Es una forma extrema de optimismo científico-filosófico. La idea básica es que la evolución de la humanidad todavía no ha terminado y que sigue adelante: el ser humano puede superar su condición mediante las técnicas introducidas por la “cuarta revolución industrial” y las ciencias de vanguardia que la acompañan: nanotecnología, criogenia, inteligencia artificial, ingeniería genética, robótica, etc. La doctrina transhumanista establece que la revolución tecnológica en ciernes, supondrá un salto cualitativo de la humanidad en la escala evolutiva y necesitará, por tanto, una redefinición de conceptos y valores, adaptados a la nueva época: nada de los valores de los que hemos vivido hasta ahora, servirán en los próximos años. Todo, incluida la “vida”, deberá ser reexaminado en la medida en que existe la posibilidad de vida “trans-biológica”. En todos los sectores transhumanistas se piensa que la inmortalidad está al alcance de la mano y que el ser humano del futuro podrá prolongar su vida más allá de los límites biológicos actuales mediante prótesis e implantes (conformando cyborgs: organismos cibernéticos), realizar volcados de su mente en la “nube”, interconexión entre el cerebro y las redes informáticas, máquinas pensantes que superarán al ser humano, gestación in vitro con modificación de genes bajo demanda, etc.

Práctica

Su distintivo es: “H+”. La ideología estaba en su germen en el entorno que rodeó a Darwin (junto con los Galton y los Huxley) y su primera concreción fueron las concepciones eugenésicas que nacieron en Inglaterra. Aparecieron en Rusia defensores de ideas similares (el movimiento cosmista de Fëdorov, y su derivación, los “constructores de dios”), que influyeron en la cultura rusa del primer novecientos y luego durante el período leninista posterior a la revolución. En Alemania esta misma influencia se nota en el movimiento estético-cinematográfico expresionista (en películas como Metrópolis o Una mujer en la Luna). El padre Teilhard de Chardin extrajo de los cosmistas la idea de la “noósfera” o “esfera del pensamiento” y describió en términos católico el destino de la evolución: alcanzar el Punto Omega en el que la totalidad de la especie humana se identifica con Cristo. Pero fue en los años 90 en los que, después de los relatos cyberpunk, algunos especialistas en “prospectiva” empezaron a definir cómo sería el mundo cuando la “cuarta revolución industrial” logre sus realizaciones. El desarrollo de las “ciencias de vanguardia” permite pensar que hacia el 2030 se habrá conseguido conectar el cerebro humano con las redes informáticas. En el 2050, la Ley de Moore (que establece que desde los años 60 la capacidad de memoria, entonces de los transistores y hoy de los microprocesadores, se duplicada cada dos año), permite pensar que la Inteligencia Artificial habrá creado ordenadores capaces de programarse a sí mismos y tener conciencia de sí (lo que esos medios conocen como “la singularidad”).

Tendencias
- Transhumanismo filosófico: es la tendencia que aspira a generar los valores de la nueva era tecnológica para que respondan a sus logros. Pretende responder a la cuestión de cuál será la postura correcta cuando entre 2030 y 2050 el mundo haya sufrido un cambio radical con la introducción de la robótica, los organismos cibernéticos, la prolongación de la vida, etc. Se concentra en torno a la Asociación Transhumanista Mundial
- Transhumanismo extremo: es la forma extrema de optimismo científico tecnológico. Augura que el futuro es de las máquinas, pero que nosotros mismos podemos volcar nuestra mente (y por tanto, toda nuestra personalidad) en la “nube” y subsistir allí a voluntad, generando vivencias y pensamientos gracias a la IA.
- Transhumanismo científico: sostiene que la evolución de la humanidad está en manos de la ciencia y que la sociedad debe aceptar cualquier nuevo avance científico y adaptarse a ellos. A los científicos transhumanistas no les preocupan las repercusiones de sus investigaciones y logros, o su impacto social, están convencidos de que toda forma de progreso es saludable.
- Transhumanismo artístico-literario: desde expresiones del manga y del anime japonés, hasta películas de ciencia ficción e, incluso, hasta cierto punto, el movimiento literario cyber-punk, exploran este terreno y, de hecho, muchos de sus temas (robótica, cyborgs, interconexiones cerebro-red, etc.) han sido tratados en muchas ocasiones y desde distintos puntos de vista.

Influencia

En el mundo del entertaintment esta tendencia, sin duda, es la más pujante. Pero, sobre todo, el transhumanismo tiene mayor influencia en las grandes fortunas creadas al calor de Silycon Valley que suelen invertir sus excedentes de capital en proyectos -en ocasiones quiméricos- presentados por científicos transhumanistas (anualmente se invierten 60.000 millones de dólares procedentes de estos medios, para estudiar la posibilidad de prolongar la vida humana). Sin embargo, es precisamente en el mundo de la cultura pop en donde el transhumanismo es objeto de una viva crítica y ha dado lugar a distintas distopías. La componente científica es, desde luego, la que más énfasis pone en sus trabajos y la que está obteniendo éxitos más notables que se plasmarán en la próxima década (especialmente en el terreno de la robótica, la nanotecnología y de la ingeniería genética). En la actualidad, la clase política permanece de espaldas al fenómeno trans-humanista, no termina de entenderlo, ni percibe en la posibilidad de que cambie los pilares del parlamentarismo o de la democracia tal como se la entiende hoy.


LOS PUNTOS COMUNES

Sería un error pensar que todas estas corrientes están perfectamente definidas y que tienen unos contornos nítidos. Si hemos incluido las tendencias más representativas de cada corriente es para poder plantear que cada rama tiene fronteras comunes con las otras:
- El pensamiento de Teilhard de Chardin, por ejemplo, está presente en la ideología de la “new age”, pero también es una de las bases del trans-humanismo.- Existen objetivos comunes entre el neoliberalismo que aspira a una desregularización total de la economía y los científicos transhumanistas que quieren libertad de investigación sin cortapisas éticas ni morales.- La ideología de la UNESCO se superpone en muchos puntos con la del neoliberalismo: no en vano, nunca ha cuestionado los fundamentos del Fondo Monetario Internacional, uno de los arietes de las de éste.- Algunas sugestiones de la “new age” se encuentran presentes en el transhumanismo y en las bases de la UNESCO: la sensación de que estamos ante una nueva fase de la humanidad, una especie de mutación global y ninguno de los valores tradicionales sobrevivirá.- Los “libertarianos” están cerca del “objetivismo” y éste contiene fronteras comunes con criterios “transhumanistas” (de hecho, en estos medios de los EEUU se repite la frase: “si el dinero es tu meta, el transhumanismo es tu ideología”).
En cualquier caso, podemos establecer cinco pautas comunes a estas cuatro ramas y a sus subdivisiones internas:
1) Visión ultraprogresista del mundo: una idea se ha afirmado a partir de la “ideología de las luces” del siglo XVIII: la de que la humanidad sigue un progreso indefinido. La nueva trinidad que comparten estas cuatro corrientes es que el “progresismo” es el Padre, el “evolucionismo” el Hijo y el Espíritu Santo está por llegar (será el transhumanista para unos, la economía mundial globalizada para otros, la “unificación mundial” o la utopía humanista-universalista). Hasta ahora, este progreso ha sido lineal, pero, a partir de ahora, adoptará la forma de una curva asindótica. En cualquier caso, el progreso tiene como inevitable y siempre positivo. Cabría definirlas como distintas formas de “titanismo”
2) Percepción extremadamente optimista del futuro: Lo anterior implica una visión optimista del futuro. Todas estas corrientes nos dicen que la Utopía es posible y que estamos por alcanzarla. Ninguna de ellas cuestiona, en ningún caso la idea del progreso, ni las posibilidades ilimitadas de la ciencia.

3) Formas extremas de humanismo universalista: Estas ideas no son nuevas, sino solamente suponen distintas aplicaciones de ideas ya existentes desde el siglo XVIII. Ninguna de ellas ataca directamente ninguno de los valores establecidos desde la Revolución Francesa: de hecho, lo que hacen es garantizar que serán ellas las que llevarán a la práctica los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. No hay ningún elemento ideológico nuevo. Sino la afirmación de que lo fracasado en las revoluciones liberales, lo que fracasó en las revoluciones marxistas, lo que ha fracasado en la “nueva izquierda” reiteradamente desde mayo del 68, hasta el “movimiento de los indignados”, ellos lo harán triunfar.
4) Decepción e incomprensión por la naturaleza humana: En estas cuatro tendencias se respira la misma decepción por lo humano que no logra realizar completamente la idea de progreso y de igualdad. El ser humano es algo que debe ser superado (trans-humanismo), rectificado (UNESCO), sanado (new age), o simplemente satisfecho en sus necesidades básicas y adormecido (neoliberalismo).
5) El aspecto “problemático” está presente en todas ellas: En todas estas corrientes está presente lo que podríamos llamar “el elemento problemático”. Ya ocurrió en el viejo marxismo autopresentado como una forma de racionalidad extrema pero que terminaba apelando a los impulsos irracionales y a los instintos más bajos de “venganza social”, “resentimiento de clase”, desembocando -como antes había hecho el positivismo de Compte- en una forma de “contra-religión”, una especie de religión invertida, que contenía elementos seudomísticos (el culto al libro sagrado -el Manifiesto Comunista-, su clase sacerdotal -los funcionarios del Komintern o los “aparatchiks”- los símbolos rituales -hoz y martillo, estrella y bandera roja, los rostros de los fundadores- que, junto con los cánticos -la Internacional- estaban presentes en los rituales colectivos de masas desarrolladas en fechas concretas y celebraciones (1º de mayo, la Fiesta del partido, el Día de la República, la celebración de la revolución de octubre, etc.), con sus letanías y sus catecismos simplistas, todo lo cual eran recursos muy alejados del racionalismo proclamado. Así mismo, también en estas cuatro corrientes de la postmodernidad, detrás de un afán de racionalidad, vemos los innegables despuntes de la irracionalidad en la presencia de antiguas tesis ocultistas (el neo-teosofismo en la ideología de la UNESCO, la presencia del misticismo más bastardizado procedente de Oriente, pero también de componentes propiamente ocultistas y de la vieja masonería crepuscular, que están igualmente presentes en los orígenes del transhumanismo y toman la forma de “grupos de presión” y “sociedades discretas” en el neocapitalismo (Bilderberg, Trilateral, etc.).

HETEROTELIA Y FUTURO

De algo podemos estar seguros: el futuro no será como lo define ninguna de estas corrientes.

Guillaume Faye ha establecido la llamada “ley de las consecuencias no deseadas” que, en su enunciado originario, procede de la filosofía clásica y remite al concepto de “heterotelia”. Este vocablo procede de “hétero” (diferente) y “telos” (fin) e indica que, en la historia de las ideas, todo proyecto que partía con la intención de hacer triunfar determinadas ideas, en el curso de su realización, jamás llega a realizar los fines iniciales: la revolución francesa, con sus “nobles ideales” se convirtió en una simple carnicería, la revolución bolchevique, en lugar de liberar a los proletarios generó una dictadura burocrática… elementos que no estaban inicialmente presentes en las intenciones originarias de sus impulsores, ni en los proyectos originarios. Han llegado a un fin muy distinto al que se proponían. Si esto ha ocurrido así en toda la historia de las grandes ideas, no hay absolutamente ningún motivo para pensar que esto va a variar en los cuatro planteamientos de la modernidad que hemos analizado hasta aquí. 

Esto mismo resta cualquier verosimilitud a las tesis conspiranoicas: ¿puede pensarse que judíos o masones lleven conspirando sistemáticamente desde hace siglos? Ni siquiera las grandes acumulaciones capitalistas están en condiciones de controlar el sistema económico creado por ellas mismas y esquivar las amenazas que van apareciendo.
- La aplicación de las tesis multiculturalistas de la UNESCO generará, inevitablemente, en Europa, a la vuelta de pocas décadas y antes que las técnicas de narcosis social puedan imponerse por completo, llevará a la guerra étnica de la que ya estamos viviendo los primeros despuntes.

- El neoliberalismo generará una polarización social y la desaparición de las clases medias, no como intención deliberada, sino como efecto inevitable y la economía mundial corre el riesgo de colapsar por el simple agotamiento de recursos o por la elevación de los precios del petróleo.

- Las aplicaciones descontroladas de la técnica, propuestas por el transhumanismo pueden generar una sociedad mucho más próxima a los oscuros horizontes del cyberpunk (máximo desarrollo tecnológico, en un marco social degradado) que a la utopía descrita por Aldous Huxley en Un mundo feliz.
- La “new age” nació como un gran proyecto movilizador de la juventud y con vocación de crear una “nueva sociedad”, nada que ver con lo que se ha quedado: una serie de vendedores de cursos y de terapias-placebo, y de sectas destructivas de escasa influencia.
Nada de todo esto, se encuentra entre las intenciones originarias de los promotores de estas cuatro corrientes, pero, en algún momento, descarrilarán y emprenderán rumbos no previstos.

Una vez más, el sueño de la razón y del progreso, generarán nuevos monstruos. Quizás entonces sea la hora de empezar a elaborar un pensamiento que entre en ruptura con las concepciones progresistas. Porque, a fin de cuentas, el progresismo, ese es el enemigo: tomar cualquier forma de progreso como un “avance social”, cuando, lo más frecuente es que sea un paso al frente en el camino al precipicio. En el fondo, cualquiera de estas cuatro corrientes nos está situando en el filo del precipicio, donde el próximo paso implica saltar…